La era de la revolución digital nos ha concedido muchas opciones para visionar una película, hace unas décadas sin embargo,  existía el cine de barrio, los grandes teatros y como no, los autocines. Esta es su pequeña historia.

En 1931 Richard Hollingshead dirigía una tienda de recambios para automóviles llamada Auto Whiz Products Company, buscando nuevas ideas para expandir su negocio, y a pesar de la Gran Depresión, observó que muchas personas como principal diversión, todavía gastaban parte de sus ingresos asistiendo a los cines. En un primer momento pensando en como combinar su negocio de recambios con el cine ideo una estación de servicio con un taller de reparación al que añadiría un restaurante que proyectara películas, mientras sus clientes esperaban a que la reparación de su vehículo estuviera terminada. Hollingshead posteriormente pensó en la posibilidad de ofrecer el cine al aire libre, y con ese concepto descarto la idea de la gasolinera y del taller de reparación.

En la entrada de su casa de New Jersey colocó un proyector Kodak 1928 encima del capo de su vehículo, y coloco una sabana clavada entre dos árboles cercanos. Para el sonido intento varias ubicaciones para encontrar la distancia adecuada, simulando incluso una proyección con lluvia utilizando el aspersor de su jardín para comprobar como afectaba a la banda sonora de la película.

Para un perfecto visionado de la película se le ocurrió un rampa en cada plaza de aparcamiento que elevaría la parte delantera de los vehículos y así tener una perfecta visión de la pantalla sin ser molestado por los vehículos de las primeras filas.

El 6 de agosto de 1932 solicito una patente de su proyecto que se le concedió el 16 de mayo de 1933. Con tres inversores mas fundo la compañía Part-It Theatres, y compraron 400 acres en el Crescent Boulevard in Pennsauken Township, Nueva Jersey, donde se construiría el Movie Theatre Automovil primer autocine de la historia.

World’s First Drive-in Movie Theater (Aug, 1933) PantallaLa construcción tardó tres semanas y tuvo un coste de 30.000 dólares. Una pantalla de 40 pies de alto por 30 de largo situada a 12 metros era visible a varias millas de distancia.

La inauguración fue el 6 de junio de 1933 con la comedia británica “Wives Beware”, el precio de la entrada fue de 25 centavos por persona y 25 centavos por automóvil, con un coste máximo por vehículo de 1 dólar. El éxito de esa primera noche fue rotundo, 400 vehículos abarrotaron el recinto, una nueva forma de entretenimiento había nacido y no tardaría en ser todo un icono del American Way of Life.

Por diversos motivos, entre los que se encontraba  elevado precio en el alquiler de las películas, con un precio superior al de los cines cerrados, ocasionó una baja rentabilidad del negocio, junto con molestias de insectos y fallos en el sonido, promovieron su cierre y posterior traslado en 1936 a otro emplazamiento en New Jersey.

Los autocines tenían muchas ventajas, la opción de fumar en sus propios coches, no tener que preocuparse de hablar y molestar a otros asistentes al cine, olvidarse de la incomodidad de buscar aparcamiento en los cines del centro, y la mas importante, que hasta genero protestas airadas por parte de las babysitter, los padres podían llevar sus hijos en el asiento trasero del coche, los dejaban dormir y ellos así disfrutaban tranquilamente de su película.

World’s First Drive-in Movie Theater (Aug, 1933)

World’s First Drive-in Movie Theater (Aug, 1933)

En 1941 RCA desarrolla unos altavoces para ser colgados en las ventanillas de los coches. Este nuevo altavoz además de solucionar el problema de las molestias a los vecinos cercanos al recinto mejoró la recepción del sonido y  abrió la puerta para el crecimiento masivo de los drive-in en la postguerra. Su construcción se generalizo de costa a costa algunos de ellos se construían dobles, triples e incluso hasta con cuatro pantallas.

California Autoists View Movies in New Open Air Theatre

At A Drive-In Theater

 

Drive-in Multiple

En el año 1958 los autocines llegaron a su máximo apogeo con cerca de 5.000 cines en los EE.UU. Una forma de entretenimiento completamente generalizada de la que han dado cuentas numerosas películas de la época cuyo mejor ejemplo se nos lo ofreció en Greese. Quien no recuerda las escenas de Greese en el autocine…

La televisión, y el aire acondicionado para las calidas noches, provocarían el comienzo de su declive. El golpe definitivo vino  con el comienzo de la televisión por cable, y las cintas de video en los años 80.En 1995 menos de 500 autocines permanecían abiertos en los Estados Unidos. Cuando los autocines parecían abocados a su extinción quizás por una ráfaga de nostalgia o por el encarecimiento de las entradas para las familias en los multicines, nuevos autocines abriron sus puertas en los últimos años en Estados Unidos y traspasando fronteras los podemos encontrar incluso en España.

Esta entrada se la debo a Pedro Picapiedra y a Pablo Marmol, ellos se encargaban en cada episodio de mostrarnos el autocine mas famoso de toda la historia, el cine que nos dejaba ver a las grandes estrellas bajo las estrellas…

Fuentes:

Mortal Jorney, Mid Atlantic Nostalgia Convention

Fotografías:

Life, Modern Mechanix, The Daily, Modern Mechanix, Mid Atlantic Nostalgia Convention, Modern Mechanix

Luis Gonzalez

Luis Gonzalez

Asesorando, planificando y ejecutando estrategias de Marketing Online, SEM, Posicionamiento en Buscadores y PPC , SM, Reputación Online y Analítica Web. El Markting y la Economía mi pasión.
Luis Gonzalez

@mitontodromo

Social Media. Marketing online. Content Marketing. MarketerosNocturnos. Economista. TaleltUpGroup @TalentUpGroup http://t.co/7d7bQVlmoY https://t.co/ggG91eHjdv
RT @patyballes: El Diario de patyballes is out! http://t.co/2NHAvHhdKc Stories via @mitontodromo @ingresos2 - 34 mins ago
Luis Gonzalez
Luis Gonzalez
292 View

One thought on “Ver a las estrellas bajo las estrellas. Historia del autocine.

Leave a Comment